Poder conocer los genes que se alteran y que causan distintas enfermedades es un gran adelanto, gracias a ellos, se pueden realizar anticipaciones a las distintas enfermedades, de hecho una capacidad de predicción permite una eficaz prevención.

Hasta un 80% de las enfermedades de un adulto tienen base genética, hoy en día se conocen más de 5.000 genes, parte que integra el genoma humano, éstos están relacionados con las principales causas de las muertes en los países desarrollados, cardiopatías, cáncer, demencias, etc.

Existe una relación entre la cantidad de genes alterados y la aparición precoz de la enfermedad, dando lugar a un desarrollo más rápido de ésta y un peor tratamiento.  Menos genes alterados implican un desarrollo más lento de la enfermedad y una mejor respuesta terapéutica frente a ella.

La medicina genómica es toda una revolución que proporciona una mejor salud y una mejor actuación, pero para ello es necesario ir  reformando nuestra mentalidad. Dentro de este concepto englobamos la nutrigenética y la nutrigenómica , disciplinas que nos dicen que debemos saber como nuestros genes reaccionan con distintos nutrientes y alimentos para así conseguir la promoción y mayor esperanza de vida , pero no tener más años a cualquier precio , sino con calidad de vida.

Según esta vision existen alimentos que hacen funcionar mejor nuestros genes u otros que funcionan mal con la recomendación genérica para todo el mundo.

Ahora tenemos con el análisis genético una herramienta para conocernos mejor e individualizar nuestra alimentación y por lo tanto alargar nuestra salud.

X